En esta sección, te invito a conocer algunos de mis proyectos (ensayo y narrativa) publicados y aquellos en los que estoy trabajando en estos momentos. Bueno, no literalmente: ya me entiendes, ¿no?: Sería casualidad que me cogieses escribiendo justo cuando tú estás leyendo estas líneas… en fin, que me lío.

Como declaración de intenciones, me he copiado un párrafo que tengo en Doblando tentáculos:

Nunca cojo un lápiz si no tengo algo que contar. Además, me rijo por dos reglas. La primera todavía puede leerse en el Hollywood de Bukowski, y dice así: «Mira, si me preocupara por lo que le interesa a la gente, nunca escribiría nada.« En cambio, la segunda se limita a preguntarse por qué alguien debería hacerlo. Y eso no es ninguna gilipollez, porque la literatura no tiene precio. Leas lo que leas, encontrarás a alguien que te lo venda por un par de cigarrillos o una cerveza rápida, ya que no es tan complicado ni grandilocuente como se procura: consiste en coger un bolígrafo, un papel o unas cuantas teclas y darle sin parar, soltarlo todo, dejarlo reposar y decidir si lo dejas en el fondo de un cajón o lo sacas a la luz. Al fin y al cabo, no son más que historias que nadie recordará.