El verano pasado, se volvió a poner de moda el tema de los perros robot. Xiaomi lanzó la segunda versión del Cyberdog, con la intención de sacar pecho (sobre todo), y demostrar lo que su tecnología puede conseguir. En el mundo canino, se produjo un buen revuelo. Por lo menos, en redes como Instagram y Tiktok.

El Cyberdog 2 es… un robot con inteligencia artificial. Un androide perruno. Un robot que puede ejecutar toda una serie de comandos, que empieza a moverse como un cánido de verdad y, sobre todo, que nos plantea algunos tabúes éticos. Unos problemas que nos son conocidos por los cylon, de Battlestar Galactica, los replicantes, de Blade Runner, los androides de Dragon Ball Z (DEP Toriyama). ¿Sienten? ¿Por qué no son humanos? No son preguntas simples, sino que se lo digan a los que teorizan con la IAG.

Un perro tiene que ser perro, ¿y ser perro es…?

El Cyberdog, da igual el 1 que el 2, ya nos da en los morros con algo que no gusta: todas las obligaciones que representa un animal en la familia. Un perro tiene que pasear, socializar, jugar, correr, olisquear, comer; se pone enfermo y debes llevarlo al veterinario, se come una mesa, y debes comprar otra mesa. En cambio, el perro robot es un peluche moderno, un juguete que no necesita cuidados, ni atenciones, cuya fabricación contamina (y es artificial), pero que, a la larga, te va a ahorrar pasta seguro.

Esto suena feo, pero la gente no tiene perros porque sean baratos. Los tiene, y seguirá teniendo, por mil razones, pero esta no es una de esas razones. Entonces, ¿por qué tanta crítica? ¿Por qué creemos que nunca va a convertirse en mascota? ¿Por qué incluso nos molesta pensar en ello? Si los surcoreanos adoptan piedras como válvula de escape, todo parece posible. Por descontado, los lazos afiliativos y la reciprocidad es otra historia. Como un Homer, deprimido, le espetaba al señor Burns: «¿Le abraza su dinero por la noche? ¿Y le dice: ‘Te quiero’?» Aquí, lo mismo. Nos gustan los perros porque son perros, para lo bueno y para lo no tan bueno.

Este es quizá el tema más interesante alrededor de toda esta historia. Igual que un androide nos enfrenta a la pregunta sobre qué es ser humano, quizá estos sabuesos robóticos están dejando en el aire una cuestión similar: ¿qué es ser perro? ¿Tú qué opinas? Por mi parte, te doy mi opinión en el vídeo.

El Cyberdog 2 VS tu perro