El anchor text es uno de los principales conceptos del linkbuilding y se puede definir como el texto visible que acompaña a un enlace o hipervínculo. Este texto aporta al lector (y también al motor de búsqueda) información sobre el contenido vinculado del cual todo el mundo (señores, señoras, crawlers y… no sé, ¿cylons?) sobreentiende que a) ayudará al usuario a decidir si hace clic y amplía información y b) ayudará al motor de búsqueda (¡GOOGLE!) a comprender más la naturaleza de la web/blog, del enlace y de cómo se interrelacionan entre sí. En cualquier caso, puede que parezca muy sesudo, pero un anchor text o texto ancla solo es (o debería ser, por lo menos) un extra de información visible que aporta valor tanto a humanos como a buscadores.

Dicho esto, si es tan simple, ¿por qué se habla tanto del anchor text? Porque te he mentido un poquito: o sea, tan, tan simple no es, ya que (el anchor text) es uno de los dos grandes valores que ofrecen relevancia a un link o enlace. Atiende:

  • Por un lado, tienes la autoridad de la página de la que viene ese enlace
  • Por el otro, tienes el texto visible (texto ancla, anchor text)
  • Y debería agregarse que siempre tienen que ser naturales (o, por lo menos, parecerlo), para que el algoritmo de Google no te pille con el Black Hat SEO/las manos en la masa

¿Qué tipos de anchor text te puedes encontrar?

Venga, vamos a hacerlo del rollo Pokémon: te metes entre las hierbas y ¡Un anchor text salvaje apareció! Y la gran pregunta: ¿qué tipos de anchor text pululan por ahí? A grandes rasgos, hay tres tipos de textos ancla:

  1. Sin texto ancla (en inglés, Naked Link Anchors, Naked Anchor Texts…), en los que solo se muestra la URL: https://www.jruiz.es/
  2. Texto genérico en el anchor text, que suelen ser bastante naturales, si bien en el ámbito profesional deberíamos modular entre optimizarlos mejor y que sigan pareciendo naturales (aunque ¡ojo!, que sobreoptimizar no suele verse con muy buenos ojos por los buscadores tampoco). El típico genérico sería un «esta página», «haz clic aquí» o, en Forocoches, «shurmano la vin qué web más apañá»
  3. Texto relacionado con la página o el contenido de la página, para no alargarnos dependerá de nuestros objetivos: si queremos generar marca o nos interesa enlazar el nombre, optaríamos por Vorágine o Vorágine Comunicación, mientras que si necesitamos empezar a trabajar el linkbuilding de términos concretos, podríamos optar por el tema del contenido: «Anchor text», por ejemplo, o «Agencia inbound marketing», para la home.

Por todo lo anterior, te recomiendo:

  • Prepara una estrategia de enlaces a páginas específicas de tu web o blog, por ejemplo, y no enlaces a diestro y siniestro la página de inicio: piensa siempre en la UX o experiencia del usuario.
  • Líneas atrás he mencionado el tema «sobreoptimización», ¿a qué me refiero? Ni se te ocurra hacer que todos tus enlaces externos parezcan perfectos, porque eso no resulta natural: utiliza también textos ancla como «puedes seguir leyendo en esta web», «en esta página» o similares, que resultan bastante más naturales. Contar con equis enlaces sin texto ancla o con textos genéricos es más natural para el buscador que tenerlo todo optimizado: ahí algo raro va a ver…

Analizar los anchor texts de tu web

Por último, puedes sacar partido a herramientas como Google Search Console (consulta los anchor texts en la sección: Enlaces > Texto de enlaces frecuentes para ver qué textos apuntan a tu site, qué número de enlaces están vinculados, etcétera. Si, por el contrario, has decidido invertir en herramientas de pago, como AHREF, aprovecha su nube de anclas (Anchor Cloud). En cualquier caso, con la Search Console de Google debería ser suficiente para poder optimizar tu estrategia de textos ancla, así que no te apures demasiado y, eso sí, ¡a trabajar!