Hace unas semanas, me decidí a ampliar este artículo con algunas lecciones extra como redactor digital. Hoy día, me niego a tener artículos que no aporten nada nuevo en el blog, o por linkbuilding puro y duro.

Hasta 2021…

Esta entrada sobre la figura del redactor digital empezaba así:

Esta entrada no es tan extensa como de costumbre. Tranqui, tiene un porqué. No he podido evitar enlazar una colaboración que justo ayer me publicaba Roger García de Redactor freelance en su blog. Roger me contactó hace unos meses, cuando supo que estaba volviendo a acoger encargos de redacción creativa. Roger quería saber si podía colaborar con un artículo que recogiese algunas de las experiencias profesionales que me aportó Vorágine; de paso, me propuso hablar sobre el trabajo como redactor digital, ¡y yo encantado!

En el artículo, titulado Construir tu propio camino como redactor digitalhe tratado de compilar aquellas experiencias que, como profesionales del marketing y la redacción, más solemos temer: aceptar o no aceptar un encargo y por qué, colaborar activamente con terceros y construir tu propia red de networkingy, probablemente, tres de los puntos más peliagudos del oficio: cómo establecer tu jornada de trabajo, cómo generar confianza y mantener la confidencialidad de tus clientes y cómo gestionar los cobros y los pagos en este sector.

Por supuesto, todas estas premisas se basan en situaciones que me han funcionado a mí, pero que no pueden extrapolarse ni generalizarse para todos/as quizá. Aun así, considero que transmitir aquellos valores que más atractivos nos hacen a una agencia o cómo puedes plantearte hacer crecer tu marca personal con garantías son puntos clave que serán útiles para muchos nuevos redactores.

En definitiva, leedlo allí que, por aquí, hoy, no escribo más. 

Sin embargo, creo que puedo ampliar información a través de un podcast y ampliando los temas que trataba como redactor digital en el portal.

Puedes escuchar esta entrada en formato podcast.

Redacción digital, ¿qué es?

Primer punto. ¿El redactor freelance es un redactor digital? No. El redactor freelance suele acoger también otros proyectos; el redactor digital se entiende que está centrado en medios digitales: contenido web, guiones para vídeos y webinars, blogs, redes sociales, infoproductos, fichas de eCommerce y un largo etcétera.

He leído por ahí (varias veces) que un redactor digital puede preparar estrategias de comunicación, pero ¡ojo! A mi modo de ver, puede ser cierto, o puede no serlo. Un redactor digital puede tener formación para trabajar como Head of Content de una marca y crear una estrategia, pero puede no tenerla; puede crear un embudo de conversión o una campaña de inbound marketing, pero puede no hacerlo. Como casi todo, podemos tener formación complementaria bien guapa, pero el redactor digital (por definición) crea contenido multiformato mediante la redacción de textos. Punto y pelota.

Bueno, punto porque es mi blog.

Tú puedes tener otra opinión y es igual de respetable.

Formación redactor digital & copywriter

¿Cómo se forma un redactor digital?

Este punto es muy similar a la formación de un copywriter y, como también iré actualizando ese artículo, creo que lo más interesante es que te pases por allí y revises

¿De qué trabaja un redactor digital?

A grandes rasgos, hay tres líneas de negocio.

  • Trabajar como freelance: de ahí la confusión, un redactor digital sí puede ser redactor freelance, pero, a la inversa, no tiene por qué
  • Por cuenta ajena, en empresa: por regla general, en agencias de marketing como junior copy, senior copy o Head of Content
  • Como formador o educador en temas de redacción, que es un puesto más minoritario (en porcentaje)

Sobre el tercer punto, tengo poco que decir yo (jamás ha sido mi rango de especialización, aunque sí que creo que es un punto muy valorable donde hay que cubrir formación de calidad y democratizada, como la que tienen en ThePowerMBA para otras temáticas).

Sobre el trabajo como freelance, creo que hay varios puntos importantes:

Redactor digital, como freelance

Debes crear una imagen de marca propia, un espacio web (como yo he hecho con JRUIZ) y sacar partido a directorios (de calidad; sectoriales).

Por descontado, hay que tener presente:

  • Objetivos, ¿estás como freelance para generar una marca personal fuerte?, ¿quieres pasar de un modelo B2B a B2C como Maider Tomasena a Escuela de Copywriting? ¿Trabajar para marcas grandes y agencias como yo? ¿Optar a puestos como Head of Content, Content Manager o similares? (quizá mejor empieza dentro de agencia, entonces)
  • Especialización: ¿hacia dónde te piensas hacer fuerte? Por ejemplo, en mi caso: contenidos socioculturales, medios digitales y bienestar animal.
  • Crea una lista inicial de leads, empresas y agencias hacia las que dirigirte
  • Prepara una buena carta de presentación para aquellas empresas que más te interesen, identidad digital propia, cómo encaja tu perfil, etc.

Las autocandidaturas como redactor freelance son un punto a favor, pero sin olvidar:

  1. Publicidad on-line para atacar los puntos de dolor (pain points) de tu público objetivo
  2. Redes profesionales (y, quizá, sociales) para trabajar tu perfil, relevancia e impacto
  3. Contenido orgánico para diferenciarte (blogs, redes, web, material relacionado: como mi guía de redacción SEO)

Un consejo más para el redactor digital freelance

Hoy, 2021, huye de los portales low-cost. En serio. Como profesional, no te vale la pena. Es (poco, poquísimo) pan hoy y hambre para mañana. Los ingresos son escasos, el precio/hora es ridículo y las condiciones (exigencias, pagos, etc.) las estás aceptando porque no tienes nada mejor, o porque crees que es una forma rápida y sencilla de hacer pasta. Te equivocas.

Redactor digital, en empresa

LinkedIn, Infojobs: ya sabes cómo va; si me apuras, página web propia (con porfolio: digital y pdf).

¿Qué vas a ganar? Estabilidad, seguridad. ¿Qué vas a perder? Flexibilidad, volumen, ingresos extra. ¿Te compensa? A corto y medio plazo, probablemente sí. Para tu economía, encontrar un trabajo en nómina será mucho mejor a varios años vista, casi con toda seguridad.

Cuando yo empecé, en 2008, la cosa era distinta, porque la crisis era la crisis.

¡Ah! Destaca siempre tus aptitudes, no solo experiencia y trayectoria académica. En la época de las soft skills, además, intenta mantenerte actualizado y flexible.

Consejos - Redactor digital

Consejos de redactor digital para redactor digital

El artículo que me encargó Roger trataba algunos puntos que voy a resumir, con brevedad. Te recomiendo que, después de leer este post, te pases por ahí y le eches un vistazo, pero creo que puedo recopilarlos y actualizarlos un poco aquí.

El miedo al cambio nos paraliza

Empezaba hablando del miedo al cambio. Como redactor digital, vas a trabajar en un mercado que cambia todo el tiempo. Eso significa que si tu estrategia está funcionando hoy, puede dejar de funcionar mañana, y ponía el ejemplo de las cartas Hanafuda (naipes) que fabricaba Nintendo antes de diversificar hacia los videojuegos.

Tú eres bueno en lo que eres bueno y tienes que pulir tus fortalezas.

En relación con este punto, al redactor digital yo le recomendaría:

  • Especialización y sectorización (nichos de mercado)
  • Un modelo flexible para enfrentar cambios (be water, my friend!)
  • Buen estudio de público objetivo y buyer persona para saber quién es tu cliente y quién no lo es

Organización del día a día

No hay que perderse en la visión global ni tampoco focalizarse en el día a día. Si aplicas un término medio, lo llevas a tu favor; si te centres solo en el corto o el largo plazo, acabas liándola. Por eso, hojas de trabajo como las worksheets y calendarios (Google Calendar, Slack, Trello…).

No es solo como trabajas con la información, sino cómo la organizas: fuentes de referencia, fases del proyecto, keyword research, timings

Empatía y asertividad en la redacción digital

Entender los problemas de tu cliente y de tus colaboradores no es antónimo de defender lo que crees justo. Por ello, hay que cultivar tanto la empatía (escucha activa, flexibilidad, apoyo, estrategias win-win, etc.) como la asertividad: saber defender con buenos argumentos y de un modo no agresivo tus derechos.

También recomiendo:

  • En proyectos grandes, se requiere un primer pago significativo como provisión de fondos
  • Siempre hay que negociar con calma, con herramientas legales (contratos) y sin perder de vista las propias necesidades, estructura organizativa y filosofía empresarial
  • Cumplir con las políticas de cookies y la LOPD/RPGD, para no llorar luego

Ortografía, coherencia textual y aptitudes

Como redactor digital, ten presente siempre qué puedes hacer tú por la otra persona; también buscando empleo en nómina. Muchas veces, el candidato solo quiere «un trabajo», pero no hay ningún ejercicio de analizar qué necesita la marca.

Dos ideas que te ayudarán:

  • Primera, si te dedicas a escribir, hay que hacerlo sin faltas de ortografía, estructurando bien el discurso y con coherencia 
  • Segunda, adáptate al cliente y piensa en qué necesita ese equipo donde quieres trabajar o esa marca que se plantea contratarte, ¿vale?

Si ya no cumples estas dos premisas, las cosas suelen ponerse peliagudas después.

Redactor - Dificultades

La mayor dificultad como redactor digital: el «no»

En los cinco últimos años, he soltado, por lo menos, cincuenta noes. No, no me vale cualquier proyecto como redactor digital.

Hay proyectos que no encajan por precio; otros, por tiempo; otros, por ética profesional.

Habrá mil razones, pero se resume en aprender a saber qué trabajos valen la pena y qué trabajos no (y cuáles coges ahora, pero porque tienes que llegar a fin de mes, pero de aquí a cuatro días ya tampoco). Si ocurre esto último, el modelo de negocio suele tener algún problema y debería revisarse: ya lo comentaba, más extensamente, en el otro artículo.

Revisa siempre qué estás haciendo, si mantienes la estructura que te habías marcado como profesional y hacia dónde te diriges.

Para mí, la mayor dificultad, en el medio plazo, es saber decir a alguien no; no, no puedo acoger tu proyecto en estas condiciones (las que sean), pero si ocurre, hay que aprender sobre el porqué y subsanarlo.

¡Espero que estos consejos te ayuden en tu camino como redactor digital! Recuerda que este artículo es un resumen del post que te he enlazado al inicio.

Artículo actualizado el 11/06/2021