Cómo trabajar de redactor freelance (I y II)

Pautas, recursos, consejos y ayudas si quieres enfocar tu salida laboral hacia la profesión de redactor freelance.

Esta entrada se publicó el 6 de febrero de 2015 en el (extinto) blog de Vorágine, la agencia de marketing de contenidos que cogestioné entre 2010 y 2017 en dos partes; aquí se han unido. 

Hoy en día, trabajar como redactor freelance es una alternativa con cada vez más salidas especialmente en el panorama digital: el auge del marketing de contenidos, la gran cantidad de información que necesitan las publicaciones online para nutrirse o el crecimiento imparable de cursos en línea son solo una pequeña muestra de todas las puertas que Internet ha abierto a los maestros de la lengua.

Si tú también te estás planteando lanzarte a la piscina y convertirte en redactor freelance, puede que tengas algunas dudas sobre las habilidades que necesitas desarrollar más allá de defenderte con la ortografía y la gramática, ¿verdad?

5 aspectos básicos para ser un buen redactor freelance

Para dedicarte a la creación de contenidos, deberás tener en cuenta esta breve lista de habilidades que deberás potenciar para que tu carrera no se estrelle dos días después de haber despegado. ¡Vamos allá!

#1 Buen manejo del idioma

Esto, como te podrás imaginar, es básico e indispensable. No puedes ser redactor (al menos, no uno que se precie) si no dominas las reglas ortográficas y gramaticales, y tienes una excelente capacidad de redacción.

#2 En la variedad está el gusto

Para atrapar al lector y cautivarlo de verdad, procura recurrir a los verbos, que son los que dan ritmo a los textos, y evita usar varios adjetivos y adverbios pobres en beneficio de otros adverbios más potentes. Por ejemplo: no es lo mismo decir “me gusta mucho leer” que “me apasiona la lectura”, ¿verdad?

#3 Be water, my friend

El redactor freelance escribe sobre cualquier temática: tendrás que adaptarte a lo que te pidan tus clientes. ¿La clave? Documentarte, documentarte y documentarte. Y encima, mejorarás tu culturilla general. ¿Qué más puedes pedir? Eso sí, no confundas ser polifacético con escribir sobre temas que necesitan una especialización técnica, ¿de acuerdo?

#4 Sé ágil y dinámico

A nadie le interesa un texto poco concluyente, con explicaciones innecesarias y lleno de rodeos. Todo lo contrario: apuesta por ir al grano, con frases cortas que aglutinen las ideas del texto. Así te será más fácil captar la atención de los lectores.

Para dar más agilidad a tus escritos, procura introducir apelaciones al lector para mantener su interés y hacerle saber que es a él a quien estás hablando.

#5 Primero escribir, después editar

Evita hacer pausas cada dos por tres para editar el texto, porque perderás el hilo conductor de lo que estás escribiendo y al final el documento perderá coherencia. Es mucho mejor plasmar todas tus ideas, releer y cambiar lo que sea necesario.

Después, ya puedes editar: justifica el texto y juega con las negritas y los colores para guiar al lector por las partes que más te interese. Ten en cuenta que mucha gente primero escanea los textos en busca de aquello que le interesa y, si le convence lo que lee, decide volver al principio y leer el texto completo.

¿Qué más se necesita para ser redactor freelance?

Bueno, una de las ventajas principales de trabajar como redactor es que no necesitas una lista interminable de habilidades para desarrollar tu trabajo. Con lo que te comentaba antes, y grandes dosis de curiosidad podrás sobrellevar cualquier trabajo, especialmente si te esfuerzas en documentarte bien y estar siempre al tanto de las últimas novedades.

Ahora bien, si quieres focalizar un poco tu carrera en sectores más específicos, siempre puedes apostar por mejorar tu formación para orientarla hacia donde desees. Por ejemplo, si quieres dedicarte a crear contenidos para webs te sería muy interesante hacer un curso sobre redacción SEO para saber cómo deben ser este tipo de textos.

Del mismo modo, si lo tuyo es redactar para el mundo del marketing, no desestimes la posibilidad de formarte en storytelling. El concepto de buyer persona está en alza, y se demanda cada vez más. Así que procura estar al día de las últimas tendencias para que tus posibles clientes no te pillen desprevenido o desprevenida. ¡Pocas cosas generan más mala impresión que un profesional que no sabe de lo que le hablas!

Cuando por fin das el paso y decides adentrarte en la profesión de redactor freelance, es normal que te asalten dudas sobre lo que tienes o no tienes que hacer o cómo desenvolverte en tu día a día. Para hacértelo un poquito más fácil, hemos preparado una recopilación de errores que todos, en mayor o menor medida, hemos cometido y en los que no deberías caer. ¡Vamos allá!

5 errores que no deberías cometer como redactor freelance

#1. Poco a poco pela la vieja el coco

Un error fatal para la vida laboral de cualquier redactor freelance es la inconstancia: apuntarte a una o dos ofertas de portales de empleo está bien, pero si quieres dedicarte a esto de modo profesional tienes que ser perseverante. Hay muchos lugares donde puedes preguntar y ofrecer tus servicios como redactor profesional, desde agencias de marketing hasta periódicos o revistas.

Si no recibes más que negativas, no desesperes: como te decía, la paciencia es una gran virtud que tendrás que ejercitar (aunque no quieras) hasta que se te abran las puertas del mundo laboral. Conseguir clientes no es fácil, pero si eres constante verás cómo el segundo tarda menos que el primero y el sexto mucho menos que el quinto. ¡Ánimo!

#2. Vísteme despacio, que tengo prisa

A todos nos ha pasado: los primeros presupuestos que te llegan como redactor freelance son motivo de celebración, y por eso cuando desestiman tu oferta la decepción es indescriptible. En serio, nos ha pasado a todos. En lugar de deprimirte, pregúntale a la persona interesada por qué la ha desestimado y mejora esos puntos en la próxima ocasión. ¡No hay mal que por bien no venga!

#3. Si no te quieres, ¿cómo te van a querer?

Un error muy grave que todos hemos cometido en algún momento es no valorar adecuadamente nuestro trabajo: el tiempo dedicado a escribir no volverá, y tampoco se puede ofrecer un texto de calidad sin un proceso de documentación y revisión que complementa la propia redacción del documento.

Con esto, quiero decir que dediques un momento a pensar por cuánto vendes tu trabajo y qué beneficio te está aportando. ¿Cuánto tiempo tardas en escribir un artículo de 800 palabras? ¿Y uno de 400? Ten en cuenta que los precios de cada artículo deben darte para vivir si quieres dedicarte a ser redactor freelance profesionalmente, y esto significa no solo llegar a final de mes: también tienes que contar con una cuota de autónomo, y con que en algún momento te contagiarás de alguna gripe asesina, y que en agosto hay que cogerse unos días de vacaciones porque con el calor no se puede… En definitiva, que tienes que cubrir gastos y, además, conseguir un fondo que te permita mantenerte a flote en las épocas en las que haya menos trabajo.

En la misma línea, no tengas reparos en negarte a cumplir con propuestas abusivas, que generalmente se escudan en un “si quedamos contentos con tu trabajo, tenemos muchos encargos más por hacerte”. Valora tu tiempo y tu esfuerzo y decide en consecuencia.

#4. Al César, lo que es del César

Lo mismo sucede con las muestras de trabajo gratuitas: cada cual es libre de decidir si quiere regalar su trabajo o no, pero lo mejor es tener una carpeta con diferentes ejemplos de textos que hayas redactado y hacerlas llegar a la persona interesada, previa firma de un contrato de confidencialidad. De esta manera te estarás cubriendo las espaldas ante un posible mal uso de tus textos (aunque esto no tiene por qué suceder).

El motivo es simple: a ti, preparar un texto específico para un posible cliente te lleva tiempo, y el tiempo es dinero. Y si este posible cliente recibe tu muestra gratuita y 15 muestras más… Bueno, tal vez entonces ya no necesite los servicios de un redactor freelance porque ya ha conseguido los posts para un mes entero, ¿verdad? Obviamente, te hablo de un caso extremo, pero mejor es prevenir que curar.

#5. Un “no” a tiempo vale más que mil palabras

Antes de empezar un proyecto nuevo, asegúrate de que todo el mundo tiene claro lo que se acordó. Procura esforzarte por entender lo que el cliente te está pidiendo y envíale una propuesta a modo de resumen por escrito, para que no queden dudas.

De esta manera te estarás protegiendo frente a clientes que quieren hacer montones de cambios, o que no saben lo que quieren, o que intentan añadir nuevas tareas al proyecto inicial. Muchas veces esto pasa por desinformación o desconfianza, así que tendrás que armarte de paciencia, convencerles de que te dejen escribir y, por supuesto, decir que no a todo aquello que no entre en los márgenes de vuestro acuerdo.

Blogger animalista, escritor y redactor digital. Escribir no es solo juntar una palabra con otra, es una forma de comprender, crear y recrear el mundo.

5 Comments on “Cómo trabajar de redactor freelance (I y II)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *